OMPRESS-ITALIA (28-05-18) Ayer, en el ángelus el Papa Francisco recordaba a la nueva misionera beatificada: “Ayer en Piacenza (Italia) ha sido proclamaba beata Leonella Sgorbati, hermana Misionera de la Consolata, asesinada por odio a la fe en Mogadiscio, Somalia, en el 2006. Su vida gastada por el Evangelio y al servicio de los pobres, como también su martirio, representan una promesa de esperanza para África y para el mundo entero. Recemos juntos pro África, para que allí haya paz”.

Leonella Sgorbati nació en Gazzola, en la provincia italiana de Piacenza, en 1940. En 1963 ingresaba en las Misioneras de la Consolata. En 1972 marchó como misionera a Kenya. Allí pasaría 30 años, fundando varias escuelas para dar un futuro a los jóvenes. Lo mismo intentaba hacer en Somalia, a donde llegó en abril de 2002. Quienes la conocieron decía de ella que tenía un corazón “extra grande”. Aún así sabía que su vida corría peligro en un país desgarrado: “También habrá una bala para mí”, le dijo a una hermana de congregación. A pesar del riesgo jamás dudó en seguir adelante. El 17 de septiembre de 2006 fue asesinada junto al guardia Mohamed Mahamud, musulmán. Como dijo el Papa Benedicto XVI, unos días después de su muerte, el 22 de septiembre: “Esta hermana, que servía a los pobres y a los pequeños en Somalia, ha muerto pronunciando la palabra perdón: he ahí el auténtico testimonio cristiano, signo pacífico de contradicción que demuestra la victoria del amor sobre el odio y sobre el mal”.

Mientras era beatificada en Piacenza, se celebraba una misa de acción de gracias en Nairobi, en la capilla donde descansan sus restos. Es la segunda misionera italiana beatificada por el Papa Francisco, que dedicó su vida a África, tras la beatificación de Irene Stefani, en mayo de 2015.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer