OMPRESS-INDONESIA (24-03-21) El gobierno indonesio ha propuesto considerar la “Semana Santa” – la conocen con el nombre portugués – de Larantuka, en la isla de Flores, Indonesia, como un icono nacional, un hecho insólito en el país con más musulmanes del planeta. Según informa la agencia de noticias católica UCA News, El gobierno indonesio y el ministro de Asuntos Religiosos, Yohanes Bayu Samodro, han mostrado su interés en que la “Semana Santa” se convierta en una celebración de interés nacional e internacional. Es un gesto de tolerancia religiosa y la constatación de la importancia de la “Semana Santa” para la cultura local.

Esta celebración tiene su centro en la ciudad de Larantuka, en Flores, una isla de mayoría católica, por la colonización portuguesa en el siglo XVII. La Semana Santa comienza el Miércoles Santo, cuando se cierran las principales carreteras y calles de la ciudad para crear un ambiente de oración. Atrae a miles de peregrinos de diferentes orígenes religiosos de todo el país y del extranjero. El Jueves Santo, los peregrinos visitan tres capillas diferentes donde se colocan las estatuas de Tuan Ma (Santísima Madre) y Tuan Meninu (Niño Jesús) y Tuan Anna (Jesús adulto). La celebración alcanza su punto culminante el Viernes Santo con una procesión fluvial, en la que una estatua del Niño Jesús es transportada en bote y llevada a encontrarse con la estatua de la Santísima Madre que se encuentra en otra capilla separada.

Maria Antoneta Date Atulolon, una laica católica de 33 años que vive en la aldea de West Lewoleba, en la cercana isla de Lembata, mostró su alegría al enterarse del plan del gobierno indonesio: “Procedo del distrito East Flores y siempre vuelvo a mi ciudad natal cada año solo para unirme a la Semana Santa. Este es un festival de fe durante el que puedo participar activamente en las celebraciones solemnes. Me hace sentir en paz”. Eduard Antonio Díaz, un laico católico de 31 años de la ciudad de Larantuka vivió su primera Semana Santa cuando tenía diez años: “Para mí, ‘Semana Santa’ es una devoción única. Este legado de los portugueses es único en el mundo. ‘Semana Santa’ también es un medio muy bueno para que los católicos profundicen su fe”.

El obispo de Larantuka, Mons. Kopong Kung acogió con satisfacción el plan, aunque, explicó, no se podrá materializar este año debido a la pandemia de Covid-19, que ha golpeado duramente al país desde marzo del año pasado. Habrá reuniones con el gobierno, y también a nivel de Iglesia local, para ver cómo hacer realidad esta idea. Aún así, Mons. Kung explicó que, para la Iglesia local, la vivencia de la Semana Santa va más allá “de simplemente sentirnos orgullosos de la tradición y pensar en las cosas mundanas que la rodean. Debemos ser capaces de avivar el mensaje central de la Semana Santa, que es fortalecer nuestra fe católica”.