Los jóvenes con inquietud misionera no se detienen: si no es posible salir hacia los lugares habituales de misión, nada impide vivir a los jóvenes misioneros la misión aquí y ahora. Seguimos publicando noticias de las iniciativas misioneras alternativas de los jóvenes de #VeranoMisión.

Para seguir fomentado el espíritu misionero de los jóvenes, la Delegación de Misiones de Pamplona ha puesto en marcha un proyecto que tenía en mente desde hacía tiempo: la edición de una guía para la formación misionera del voluntariado. Dada la situación de pandemia, y puesto que se han visto obligados a cancelar las experiencias de #VeranoMisión que la Archidiócesis organizaba desde el Voluntariado Misionero Solidario, también se ha tenido que suspender el curso de formación general. Sin embargo, para aquellos que quieren aprovechar este tiempo para formarse en clave de misión, ofrecen online el curso completo de formación general para experiencias de verano.

Los Servidores del Evangelio de la Misericordia de Dios tenían previsto hacer una misión en Perú, en concreto en San Juan de Lurigancho, Lima. Al suspenderse, han optado por hacer diez días de voluntariado en Madrid, colaborando con la asociación Sercade, que trabaja con inmigrantes. Se trata de apoyar dos de sus proyectos: El centro de día Programme Afrique, que es un centro de primera acogida que favorece el trabajo en red de entidades relacionadas con la migración y de personas sin hogar, para favorecer una acogida digna. En este centro, el apoyo consiste en dar clases de español y llevar a cabo diversos talleres sobre la integración, interculturalidad, etc. El otro programa es la residencia Casa Boza. Este es un programa residencial para favorecer la formación, la autonomía y la creación de redes de apoyo duraderas. En este sitio, se ayuda por las mañanas y los fines de semana con clases de español avanzado, clases de lengua, informática, primeros auxilios, etc., y los fines de semana con actividades de tipo intercultural. En total, es un grupo de 10 jóvenes universitarios, que han buscado una alternativa a su deseado viaje a Perú.

Otra forma de vivir la misión de los jóvenes que no pueden realizar su experiencia misionera fuera de España por las circunstancias que estamos pasando es la que la Delegación de Misiones de Madrid ofrece al grupo de Jóvenes para la misión. La Delegación les ha pedido que se integren en las actividades de verano organizadas por la Deleju, el Secretariado de Infancia y Juventud. De esta manera, pueden alimentar y compartir su fe con otros jóvenes, construir Iglesia y vivir la misión aquí en España.

Las Misioneras Oblatas de María Inmaculada normalmente durante el verano organizan dos experiencias misioneras para y con los jóvenes: en Marruecos y en Perú. Ambas han debido ser canceladas. Al pensar una alternativa para los jóvenes que querían participar (y para muchos más), han decidido proponer una formación para la misión, una escuela misionera, a la luz de la exhortación Christus vivit del papa Francisco y del carisma oblato. Será una semana a finales de julio con charlas, trabajo personal, compartir en común, oración y también encuentro personal, especialmente en el último día, el sábado 1 de agosto. Para más información: www.oblatas.org.