OMPRESS-SUDÁN (05-04-18) La Iglesia católica en Sudán busca poner las bases para su futuro a través del respaldo a las vocaciones sacerdotales. Las Obras Misionales Pontificias (OMP), gracias a la campaña de Vocaciones Nativas, han ayudado a terminar sus estudios a tres sacerdotes sudaneses. En Sudán, desgraciadamente no hay un seminario donde puedan formarse, por lo que, con 13.500 dólares – fruto de la generosidad de tantos católicos con las OMP– se ha financiado sus estudios y su estancia en el Tanganza College de Nairobi, Kenia.

La mayoría de la población de Sudán es musulmana. Sólo hay dos diócesis católicas, El Obeid y la capital Jartum. No obstante, la minoría católica supera el millón de fieles.

En 2011, a través de un referéndum se independizó Sudán del Sur, la parte del país con más católicos, desde entonces la Iglesia de Sudán “del norte” busca caminos de encuentro con una sociedad en la que a veces es difícil profesar la fe de Jesucristo. El esfuerzo misionero, muchas veces rubricado con el martirio, ha ido dando su fruto y poco a poco esta Iglesia va teniendo un rostro más sudanés.

De hecho, la diócesis de Jartum tuvo como obispo al mismo San Daniel Comboni, el fundador de los misioneros y misioneras combonianos. Fue precisamente un siglo después de su muerte – 10 de octubre de 1881 – cuando llegó a ser obispo de esta diócesis el primer sudanés – 10 de octubre de 1981 – , el cardenal Gabriel Zubeir Wako. Aún así la diócesis cuenta hoy sólo con 43 sacerdotes diocesanos y 34 religiosos. Muchos de estos últimos misioneros.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer